jueves, 13 de octubre de 2016

La desidia del soldado con dedos de ambrosía o la leyenda del gusano con los huesos quebrados.

Hay una estirpe mojada, de hiel y ponzoña, lejos del mar y cerca del polvo. Hijos bastardos de noches con sol y días de luna. El cuervo añil de las patas de octogenario. La caricia que me corta. El huevo o la gallina. Dos grises y un púrpura. La puerta entreabierta. Una cicatriz de caramelo. Bastante tiempo ha pasado ya desde que el oso entrego su piel, hecha de plumas sin caldo de tierra, de otro tiempo, en el medio de una estación fría de sol con cenizas de nieve. Deberíais aprender a volar con branquias, el ayer ha cambiado para volverse anteayer, en dónde tú eras quizás y el nunca era cualquiera. Una sombra hecha de besos. No hay peor final que no tener final, dijo la muerte. Cuando los pomos de tu puerta sean de gelatina, tú estarás hecho de azufre y metal. Mi piel es cuero muerto que sonríe y recapacita. Figuras blancas con olor aséptico y vomitivo, entrañas de látex, pulmones digitales, el espejo oscuro. Reflejándonos en materia inerte que te grita lo que no eres, escupiéndote guijarros en forma de manillas de un reloj. Aunque lo creas, tampoco será. No transitar, vagabundear con el estómago lleno de odio de amor. Una fiebre fría. El azul del bar. Una casa en una botella. Sangre de néctar y textil barato. La musaraña. Mis indios disparan flechas con revólver. Hay un bastón para los atletas que corren hacia atrás. Dedos hechos de incienso y hachís. saltar hacia bajo es siempre una opción. Volver a devolver. El dragón rojo ya no es ni dragón, ni rojo, es una princesa. Oculta el rostro dentro del juguete que te regaló tu madre. Sinfonías de túmulos y creamatorios con confeti. Gritar en un volcán de café sin sal. la vida no sigue, persigue. Perros sin pelo. Cáncer de grasa. Bésame sin lengua, sin boca.

jueves, 4 de abril de 2013

El carrusel de la noche brillante, las sábanas y el anhelo del profiterol.

En una corteza naranja, de sable, de saliva dulce, de olor a tacto y besos de polvo dulce. Desconectando el azul, entre manos de seda. Poder ver con los ojos cerrados, gasas blancas que tiran al oscuro, amores no versados, pero si pensados. Dos caballos de carrusel, moviéndose en una espiral con principio, final y una blasfemia hermosa de ojos moros. Morder tu alma, con miel en la nuca. Nunca empezar sin acabar. Un sol que corre, por no estar a la altura de tu guillotina de paz. Dos triángulos de luz en mi espalda. Rompiendo escamas, duendes de pimienta y nata con un sueño no cumplido. La diosa que brama. Le daría mil versos y un cíclope por poder acariciar esa luz de océanos de fuego y piel salada, dorada, de balanza esbelta. Con un mohín rojo, fiero. Una salamandra única de tacón de aguja y una pluma de faisán. Una liga negra con pistola. Nuestra boca. ¿Tú también?. Quizás el cielo que surcaste, no estaba ahí. Espérame. Solo cuando las manos de seda me agarren fuerte. Solo cuando sean las tuyas. Un centauro abrazará a la luna por la caderas mientras escribe en sudor, su nombre. Quebrando el frasco de odio con memorias gordas, sofocadas. De fotos hechas en pimienta y caldo de ángeles.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Ardides de cuarzo y volteretas de cien cenizas.

Hay un sauce que me sonríe, mientras toca el acordeón y me balancea en un olvido bocetado con témperas de tiempo denso y apestoso. Cuando sacrificamos Octubre, nunca pensé que las hojas caídas serían un soneto cada una. Soy un humo que no brilla. Una salamandra alérgica al agua y a la tierra, el poso de un aire que huyó acariciándome las pezuñas. Nunca hay palabras precisas, sólo bosques de sal. Me he comprado un sueño, de los caros, de los que te llevan la vida, de los que van matando tu alma con arañazos precisos pero también de los que te permiten no despertarse cuando caes. Cientos de metros de piel de manos gritan un mantra que te mira a los ojos con soberbia y te lleva a ese parque salvaje , a ese banco hecho de esa madera noble que es la honestidad y le hablas al tipo extraño de tu lado, que eres tú. El naranja, la miel. Está tan roto que ni lo recordaba. La pirámide de mimbre. Traía cientos de promesas en su traje blanco de lino, eran todas mentira. Se cae. Lo sabemos. Les enfurecieron mis ojos, como a muchos. No hay filo para esta piel. Cecina de amor. Abandonar. Fuerte. Beber en el vaso insalubre. Abrazando papeles húmedos. No podría abrazarme ni a mi mismo, ¿Cómo podría hacerlo contigo?. Previamente conocido. El torneo del tormento. Una montaña con tu ropa. ¿Ves el sendero?. Buscar una segunda piel, hecha de cicatrices suaves y aceitosas. Deja que se acerque el animal. Él sabe lo que hacer. Pintaré mi cara una última vez, espero que no apartes la vista. Rompí seiscientas flechas con mi pecho. Ahora es de cartón piedra y mousse de frambuesas. Prefiero ser temido que ser tenido. Deme seis frutas, haré un consomé. Cabalga sin montura, sin caballo también, serás más libre y gelatinoso. Entra sin llamar de una puta vez, esta silla es tuya y se le está apagando el color. Vuelve a tocar esa copa. Pachelbel definitivamente marcó el canon. La letra con sangre, vuela. El putísimo gris, el agua en el ojo, el parque salvaje. No sabes cuanto. Cabeza vieja.

viernes, 15 de junio de 2012

Intestinos,corazón,páncreas,aire y demás herramientas del mecanismo del amar.

Notarlo en tus encías, en los pliegues de la piel, amargo y dolorosamente honesto.Saber cuanto queda.Sólo eso. El gato albino que te besa la nuca.El momento más brillante de la vida,más auténtico, es la muerte, el final;de todas maneras,tú,sigue desayunando, el partido es a las 20:00.Soñé contigo incontables noches, saltando juntos por encima de la guillotina de sal, de firma, de mierda.Sé que eras tú y que éramos nosotros.Subidos a un caballo violín, reptando por el fracaso,saliendo victoriosos,demostrando que las lágrimas son la heráldica del celeste.No es sencillo darle la mano al que anda sin pies y piensa,habiendo cortado lo que le hace humano.Una colosal burbuja de tristeza,zarzas,caos y miedo,que tiene mi propio nombre.Explotar de fracaso.La profecía del niño del susurro.Un perfil con dos pómulos, rotos los dos.El mono que tocaba los platillos gracioso, es ahora la mano que te da de comer.Mono come mono.Caminé kilometros, cientos de días,cientos de horas,con frío,con calor, con tormenta, CONCIENCIA,pero todavía no estás, tu vuelo debe haber salido tarde.Dos biombos entrecruzados, un áspid con pelo de cobaya,tu cuello.Puertas entreabiertas con candelas de agua,un hombre canturrea una vieja canción que en su boca suena nostálgica,la verdad tu sonrisa, ya tengo un pie dentro,el abrazo.Cenar desayunando promesas marrones de falsas esperanzas y pasos en hierba mojada.Un pájaro de sombras de tarde.Miles de pies,una masa humeante de mierda que camina hacia un lugar común,el ningún lugar.¿Se apea en esta parada?.Vagones de trenes que ríen en óxido, el patetismo de tus maneras.No pertenecer.Arrojando con desprecio escamas de mentira al agua sólida.Me gustaría contarte en silencio que me siento sólo,que me gustaría hacerte reina de un mundo sólo tuyo,que podrías soñar con besos ámbar y desayunos cómplices en camas deshechas que siempre serían tuyas,porqué estaría yo,siempre.Un espejo de tu alma,una atalaya de luz, defendiéndote hasta de ti misma.Pero no existes..Y las cadenas siguen,ni siquiera tienen musgo.Acero inolvidable.Una liebre y un búho asienten mientras te miran con sus enormes ojos,un nido de solemnidad,paz y azúcar.Acurrucado en la esquina de tu cuna,sin reconocer el color de donde has nacido.Siempre suena una melodía de piano de fondo.Nunca fui lobo, mis colmillos aparecieron cuando todavía era cordero,cuando los otros lobos me arrancaron mi lana negra, tal vez por desconocimiento,por miedo, desgarrándome la piel,dejándome en carne viva.El ansia.Llevo muchas batallas perdidas, algunas ganadas,pero sigo sin entender porqué lucho, con éstas garras tan afiladas, de cristal de odio y pena.Ahora, háblame al oído,dime que todo va a pasar,aunque sepas que no es así,aunque sepas que no estás ahí...Y vuelva a estar acurrucado en mi cuna,esperando al búho y la liebre,al frío del sol.Levantando la cabeza y silbando melodías prohibidas.

jueves, 17 de mayo de 2012

Política de entradas y salidas en tarros de nylon al vacío.

Con la bruma de las orugas, haremos un palacio de nácar,un libro de poemas y dos cancerberos.Le rendía pleitesía a la gran dama de vestido de gasa verde,como vosotros, os follará como hace con todos.Inspirado en la daga de crema de ángel y torso de lobo, un hueso de caramelo de asma.Pintar mi barco con tu nombre,borrarlo y que siga ahí, mas intenso.Entrar en dos cuevas al aire libre.Ser el ciervo.Un triangulo concéntrico.El ojo.Sorber tu sexo y no dejar nada de tí, sólo a mi.Dos criaturas con pies de gallina y cuerpo de político orinan sus propias manos,huelen a tu fracaso.Todos tenemos un espiral en la nuca,por donde respiramos, sentimos y dejamos mecerse el alma,pero somos terriblemente miopes.Estoy forjado en negro y alambre de espinos,ocultos en una bolsa con el gallo de Portugal.Hundirse en arena para resurgir en tormenta blanca.Dejarse medio bigote.Entorna tus ojos con la cara manchada, verás a los mapaches ocultos tras los setos de tiempo,sin prisa,pero con fuerza.La realidad paralela es la otra mejilla.Sin más.El truco se verá cuando el mago se saque a si mismo de la chistera.Coleópteros que toman foie,y ríen, foie hecho con el hígado de quién tú no desees.Pero no pasará.La miopía.Hay veces que noto que me abrazas al alba, y paseo entre calma,sin estar, ni tú ,ni yo.Prográmate en disparates, lo otro no funciona.Honesto es funesto,pero apuesto.Lamentaría mucho quebrar esa avellana en su ombligo, es pasto de ponzoñas y malas miradas.Un puente de canas y ocho arrugas.Lealtad.Cuando la sugestión hace la digestión,aparece la dirección.Encarnada en un pulmón de Lladró.Un minuto.Mira aquí.Listo. Ya vuelvo.

miércoles, 25 de abril de 2012

Maderas de metal y otros vegetales del aura.

Texturas de uñas de volcán.Su niñez fueron arrugas,camisas de franela y crema hidratante.Adiestrar ciclones, nadar en cuarzo.Apocalipsis democrático.Hubo un tiempo que todo lo gobernaban,hombres de traje y esencia gris,hombres sin sonrisa, de la peor estirpe,linajes olvidados ya,de nombres impronunciables.SHISHEIDO.Va a ser que os gustan.Impertérritos perfectos simples.Patatas negras por la luna.Una cadencia lúgubre y de sabor obsoleto está golpeando mi cerebro con sus falanges estilizadas, como las ramas de un sauce llorón que ríe.Ya no se escucha el mar en las caracolas...Está muriendo.Beberte entera.Decapitádle las ideas,ya es suficiente.Vegetarianos de alquitrán y edificios altos.Gárgolas de pensamientos cocinados en salones victorianos.El sentir del armiño negro.Arrodillado de codos,abofetearé tus sofismas.Puedes expandir tus bronquios como si hubiese paz.Pecados veniales para niños musulmanes.No lo oiréis pero está murmurando.Deslizados en un polo de fresa y arándanos.Mi mano es tu recuerdo.Grilletes de moka y crema pastelera.Cinco lineas de metro.Ochenta gramos de sulfato.Proyecta hálitos de festivos pasados.El aquelarre de un pueblo dormido.Rascando en suburbios de subnormales sonámbulos.Exhalando aromas de piedras.Caucho granate.Astros diestros de un lado siniestro.Leche de almendra.Cleopatra.Rinoplástia.No importa arañas.

martes, 24 de abril de 2012

Teológicas chaquetas de piel con costuras sepultas.

Percute y dicute, dislate.Excelso y musgoso,como un cuello de pesadillas quemado en almíbar.Y no querer mirar hacia dentro.Guadañas de martes, bruma de papel,sentados en círculos ante el reflejo de algo que suena a mirlos muertos.Apostatar de tu pelo, tu nombre y tu sexo, todo encharcado en vida.Tu saliva es absenta.Y el propio suelo cayó,quejándose desde lo alto.Cuando una montaña se vuelve guijarro en tu zapato de charol.La maleta sigue vacía en la puerta.Estragón de Tomillo.Conciencia subjetiva del debería ser.La farsa de la prosodia y el engaño de los ojos de perdigón.Un canesú que huele a lavanda y vacaciones estivales.El invierno del sol rojo.Continentes que no existirán en una lágrima de cobre quemado.La hierba mojada toca mis pies, después de nadar en las brasas, mi torso está quemado, pero mis pies, helados como una muerte violeta.Cementerios rosas, el baile del búho y la cabra,la desidia del nosotros , hambruna de abuelos que son neonatos y lloran legañas de plomo y relojes de cuerda.Escribir sobre ti sin saber agarrar una pluma, ocultar gasas ensangrentadas en tus bolsillos de lana y tejerlos en besos, en calor, en mi.El salmón que fue al mar y nunca volvió.Cazaréis con vuestras manos limpias ,las teclas de sangre de un animal extinto que muere bramando en un alba gris.¿Te la paso yo?.Tres partidas en tu máquina arcade.Alfombras con pelos de reyes muertos.Puedo ver en tus propias tripas el fracaso.Apestas a patetismo y whisky malo.La sangre del diablo está hecha de tequila y labios resecos.Una linea desde tu cerebro hasta una puerta verde con una vela.Y volvería a hacerlo.A nacer en rojo, respirar llamas y escupir lo que me viene dado.Leo en tus dedos la culpa.Cuéntaselo a Jesusito, reza un oración,seguro que tu lengua se pegará al paladar haciéndolo.Décadas que pasan para empapar sábanas.Mi tarjeta de visita se quedará de residente,con una bandeja de plata y tu pintalabios marcado en la comisura de mi boca.LLeva un par de ibuprofenos en el neceser, te hará falta la heroína.Focalizar.Fuckalizar.